OCLUSIÓN DE LA VENA CENTRAL DE LA RETINA

La oclusión de la vena central retiniana se produce cuando esta vena se encuentra bloqueada. La vena central retiniana es el único vaso sanguíneo que drena la sangre de la retina. Si esta vena se bloquea, la sangre se estanca y se puede producir la fuga de líquido hacia los tejidos cercanos. Esto puede dañar a la retina y producir la pérdida de visión. Si la vena central retiniana permanece bloqueada durante un tiempo puede producirse un descenso en la cantidad de sangre que llega a la retina. En estos casos, la retina necesita oxígeno por lo que se produce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el ojo para aumentar la cantidad de sangre que llega. Desafortunadamente, estos nuevos vasos pueden crecer en lugares inadecuados y son frágiles por lo que pueden producir graves problemas.

La pérdida de visión repentina y sin dolor es característica de este trastorno, pero en algunos casos la pérdida de visión es gradual y se puede producir en días o semanas.

Hay varios factores que pueden contribuir al aumento del riesgo de oclusión de la vena central retiniana, como un aumento de presión ocular llamada glaucoma, o trastornos de la salud general, como la hipertensión arterial o la diabetes. También la edad aumenta las probabilidades de sufrir oclusión de la vena retiniana central.

Si sufre pérdida de visión acuda lo antes posible a un oftalmólogo.