Tratamientos para la DMAE exudativa

Los estudios clínicos han demostrado que, si no reciben tratamiento, muchas personas diagnosticadas de DMAE exudativa experimentarán ceguera funcional a corto plazo. No obstante, hay tratamientos que pueden ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad.

  • Tratamientos que actúan sobre el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF): estos tratamientos actúan sobre una familia de proteínas que estimulan el crecimiento de vasos en el ojo.

    Saber más sobre el tratamiento anti-VEGF » La angiogénesis es un proceso implicado en el crecimiento anómalo de nuevos vasos sanguíneos a partir de vasos existentes. Los tratamientos antiangiogénicos bloquean una proteína denominada VEGF que estimula este proceso. Al bloquear este proceso, el tratamiento anti-VEGF también ayuda a reducir el líquido acumulado en el ojo.

  • Tratamiento con láser: la finalidad de este tratamiento, también denominado fotocoagulación, es destruir los vasos sanguíneos frágiles y con fugas presentes en la parte posterior del ojo.

    Saber más sobre el tratamiento con láser» Antes de someterse al tratamiento con láser, suele ser necesario la administración de un anestésico a través de una inyección alrededor del ojo o de forma tópica para impedir que se mueva durante el procedimiento.

  • Terapia fotodinámica (TFD): en la TFD se inyecta en el brazo un fármaco que se activa a través de la aplicación de luz y circula por el torrente sanguíneo, incluidos los nuevos vasos que se han formado en el ojo. Al alumbrar el ojo para activar el fármaco, los vasos frágiles y con fugas son destruidos.

    Saber más sobre la terapia fotodinámica » Se inyecta en el brazo un fármaco que reacciona con la luz para que circule en el torrente circulatorio por todo el organismo.

Si está recibiendo o tiene previsto recibir alguno de estos tratamientos, la siguiente Guía de diálogo le ayudará con las preguntas que pueda tener para su médico.