¿Qué es la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) exudativa?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es un trastorno que afecta a una parte de la retina denominada mácula, que se encuentra en la zona posterior del ojo. La mácula es un tejido fotosensible necesario para la visión en detalle por lo que, en las personas con DMAE, la visión central se deteriora gradualmente. La visión central es necesaria para ver las cosas con nitidez. Así, las personas con DMAE pueden tener problemas para reconocer caras, leer o conducir vehículos. La DMAE no causa dolor.

Existen dos formas de DMAE, exudativa y seca. La DMAE exudativa, también denominada degeneración macular neovascular, es la forma más grave de la enfermedad. En ella se forman nuevos vasos sanguíneos anómalos debajo de la mácula en los que se puede producir la fuga de sangre y líquido. Este proceso puede causar un deterioro visual permanente en pocos meses, si no se recibe un tratamiento adecuado.

Existen cuatro fases en el desarrollo de la DMAE exudativa:

1. En la retina sana, las uniones entre las células especializadas son importantes para mantener un equilibrio hídrico adecuado. Los vasos sanguíneos normales se encuentran por debajo de esta capa de células.

2. La formación de drusas, depósitos amarillentos de material de desecho de células envejecidas, altera el funcionamiento y equilibrio de la capa celular.

3. Esto puede producir cambios en la retina que pueden causar la liberación de factores de crecimiento, como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF). Estos factores desencadenan la formación de vasos sanguíneos frágiles que pueden producir la fuga de sangre y líquido.

4. Si no se trata, esto puede derivar en pérdida de visión permanente.