DMAE seca vs DMAE exudativa o húmeda

DMAE seca

Se trata del tipo de DMAE más frecuente, aunque menos grave que la exudativa. La DMAE seca se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando lentamente, de manera que la visión central se vuelve progresivamente más borrosa. Si la enfermedad progresa –habitualmente de forma lenta e indolora– puede llegar a perderse del todo la visión central.



DMAE exudativa

La DMAE húmeda supone apenas un 10% del total de casos, pero tiene un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes ya que supone el 90% de los casos de ceguera causados por la enfermedad. Su característica principal es la aparición de nuevos vasos anómalos en la capa de tejido situada bajo la mácula (detrás de la retina) que pueden dejar escapar líquido y sangre.